Ellos van conmigo.

jueves, 19 de mayo de 2011

Allá lejos, en mi infancia feliz...

No sé si a ustedes les pasa el añorar a veces esos años felices de la infancia, yo suelo pensar en eso cuando algún recuerdo atrevido inunda mi mente con sus evocaciones, fui muy feliz cuando era pequeña y es una lástima no poder recordarlo todo, si no sólo pequeños fragmentos que no siempre tienen sentido.

Esta niñita estaba presente en todos mis útiles escolares.
Me aterra la idea de olvidarme de cosas o de rostros o de personas que habitaron aquellos años, porque a veces lleno mi cerebro de tantas ideas, imágenes, informaciones nuevas que tengo miedo que mi cerebro elimine algunas memorias queridas para hacer lugar a los nuevos datos.
Esto le explica Sherlock Holmes a Watson cuando éste se escandaliza de que su amigo no tenga ni idea de algunos temas como el universo o la literatura moderna. Con otras palabras, claro...
Es una idea muy discutible, pero en algún punto creo que tiene alguna validez.
Todo esto viene a colación porque desde muy chiquita me gustaron los libros, aprendí a leer bien temprano y solía atacar la biblioteca de mi padre al azar, sin supervisión o guía alguna, me formé con los libros que él había comprado entre sus veinte y sus treinta años.

Luego, en la secundaria, comenzaría a leer por mi cuenta en la biblioteca del colegio, algunos autores sobre los que mi padre no había tenido interés como Allan Poe o Agatha Christie, por nombrar un par.
Pero hubo algunos que marcaron momentos de mi infancia y cuando retorno a sus páginas puedo recordar claramente qué pasaba por mi cabeza en aquellos momentos o con qué lo había relacionado o qué cara les había puesto a tal o cuál personaje.
Nunca tuve dificultad en imaginarme cada una de las situaciones que allí discurrían y podía verlo todo claramente en mi mente como si se tratara de una película.

Claro que en aquellos años tenía menos asuntos en los que pensar y me era más fácil concentrarme en algo por mucho tiempo y tenía mucho de eso: tiempo.
Sin embargo, mi hermano cinco años mayor, con quien me crié casi enteramente porque no teníamos vecinitos, nunca tuvo mucho interés en los libros y era muy difícil verlo con uno,creo que tenía(y tiene) menos musarañas que yo, jé.

Con Heidi, de Johanna Spyri, conocí la vida en los Alpes Suizos y las costumbres sencillas de los pastores, me encariñé con ese abuelo tosco por fuera y tierno por dentro, dormí junto con Heidi de cara a las estrellas.
Luego viajé con ella a la ciudad y conocí a Clara y la vida en una gran casona de ricos, sufrí junto con ella el encierro y el miedo de no volver jamás a las montañas. Y disfruté con la milagrosa recuperación de Clara y comí junto a ella el delicioso queso y la nutritiva leche fresca.

Con Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, fui un inglés del siglo XVII perdido en una isla, aprendí a sobrevivir con lo que encontraba, nadé junto a él para rescatar todo lo posible del barco a punto de hundirse y sufrí junto con él sus pequeñas alegrías y decepciones, tuve miedo por mi vida cuando descubrí que la isla no estaba deshabitada y tantas aventuras más.

Con Viaje al Centro de la Tierra, de Julio Verne realicé una travesía de lo más interesante, me identifiqué con Axel, el sobrino del despistado Profesor Lidenbrock, reuní conocimientos sobre geología y minerales, descifré mensajes en idiomas muertos junto a ellos, y finalmente descendimos al centro mismo de la tierra, habitado por extrañas criaturas prehistóricas.

Con Miguel Strogoff, conocí y viví aventuras con un extraordinario hombre, valeroso y noble como el que más, y viajé junto a él por las heladas estepas de Siberia.
Aprendí cómo matar a un oso al estilo ruso y cómo disimular que había recuperado la vista para engañar al pérfido villano.
Me subí a carruajes y trenes, conocí a periodistas que cubrían las guerras y revueltas en ese territorio y nuevamente fui feliz con el reencuentro del héroe y su familia y la caída del villano.

 También disfruté con las historias de príncipes y piratas con Emilio Salgari, conocí historias extraordinarias sobre perros increíbles con Jack London en La Llamada de la Selva y Miguel, hermano de Jerry.
Y uno de mis favoritos de siempre, Hombrecitos de Louisa May Alcott, conde me adentré en la fantástica vida de Jo y el Professor Bhaer con su rebaño de muchachos en la hermosa Plumfield, aunque no tenía la menor idea en ese momento de que era la segunda parte de una historia igual de entrañable.
Nat, el chico huérfano del violín; Tommy, el travieso incorregible; Demi y Daisy, los hermosos e inteligentes mellizos hijos de Meg y John Brook; Rob y Teddy, los pequeñines del profesor y la señora Jo;Dan, el desafiante muchacho con tendencia a la violencia y tantos otros personajes igual de entrañables.
Habían también unos libros con una edición espectacular que se llamaban Historias Color de Editorial Bruguera, que traían toda la historia en texto común y al mismo tiempo la historia adaptada en versión cómic con dibujos finos y preciosos, de tapa dura.
Era una editorial de España, y esta colección fue lanzada en la década del 70'.
Tal vez conozcan estos ejemplares
En ese formato estaban varias aventuras de Sandokan, Cinco Semanas en Globo, La Isla Misteriosa...Con ellos comencé además a dibujar algunas cositas, luego vendrían otros libros y otros autores, pero ésa ya es otra historia.
Estos libros fueron algunos de los que poblaron mi fantasía e imaginación y se colaban en mis juegos diarios, en las tareas del colegio y en la paciencia de mi pobre madre :)

Ustedes, recuerdan algún libro que las haya marcado en la infancia?no en la secundaria sino antes de los 12 años, algún ejemplito nomás que si no estaríamos horas charlando.
Espero no haberlas aburrido en demasía con esta entrada, y pronto hablaremos de cosillas más frívolas de nuevo, save?

14 comentarios:

Aglaia Callia dijo...

Princesa querida, qué linda entrada, me ha inspirado una nostalgia tremenda y me siento muy, pero que muy identificada; muchos de los libros que mencionas los he leído en algún momento de mi vida, no necesariamente en la niñez, y me ayudaron a convertirme en la persona que soy, con todo lo bueno y malo que ello conlleva.

Recuerdo con mucho cariño Corazón, de Edmundo de Amicis, te diré que es uno de mis libros favoritos y lo leo al menos un par de veces al año sí o sí, me hace bien, siento que me hace mejor persona y me inspira muchas cosas positivas.

Gracias por regalarnos con esta linda entrada, un abrazote.

Wendy dijo...

Jazmín, tu entrada no me ha parecido aburrida si no muy entrañable, la niñez es el periodo que marca el resto de la vida, la tuya fué feliz la mía también, somos privilegiadas. Al igual que tu leí mucho desde bien pequeña, mi abuelo me compraba muchos libros, todos los que citas los leí y puedo añadir la colección de Torres de Malory, Santa Clara,Disney, los 5, los 7, Julio Verne, Agatha Crithie, Sir Arthur Conan Doyle, todos los cuentos clásicos... forman parte de mi bagaje cultural.
Feliz fin de semana y besos.

AKASHA BOWMAN. dijo...

Querida amiga:
nuevamente esta entrada me ha servido para sentirte un poquito más cerca de mí pues esa niña que describes, esa infancia casi solitaria- y sin embargo feliz- en compañía de los libros como amigos afectuosos e incondicionales me recuerdan a la pequeña Akashita fraguando sus futuros desvaríos. Se ve a leguas que eres una estupenda lectora y que tu cultura proviene de mucho tiempo atrás. Te felicito por aquel primer día que tuviste curiosidad y tomaste el primer libro de tu padre en tus manos.

He estado pensando mucho cual fue el primer libro que leí o que recuerdo de mi infancia, y la verdad es que creo que se trataba de la serie de "El Club de Los cinco" de la autora Enid Blyton. Seguramente la conoces, trata de un grupo de cuatro chiquillos y su perro (el quinto) que viven un sinfin de aventuras e intrigas.

También leí bien pronto "El Principito", "El Mago de Oz", "Mary Poppins" etc hasta adentrarme por fin en la maravillosa literatura que conocemos hoy día.

PD. No tengas miedo a que tu memoria sea incapaz de almacenar todos los datos requeridos. Por supuesto que elimina algunos (sino acabaría explotándonos la chimenea jejejjejeje) pero tén por seguro que los recuerdos más hermosos y entrañables perdurarán por siempre.

Besos amiga mía, y deléitanos siempre con cualquier tema de tu agrado. Será como la vida misma.

Laura ! dijo...

Jope, que entrada más tierna! :') jajajajajajaja Bendita inocencia y bendita infancia! Ojalá volviera esa edad en la que lo único que importaba era jugar y jugar y ser feliz! ^^ yo también era una loca de los libros ya por esa época, y recuerdo leerme toda la colección de literatura infantil del barco de vapor ^^ todavía la tengo por aquí guardada jajajajajajja

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Claro, claro mi princesa, en la historia de Sherlock Holmes y Watson el autor establece, a mi entender la balanza entre el refugio en la ilustración a expensas del contacto con los que nos rodean encarnado en estos dos personajes, lo común y el elitismo, en fin, son mis impresiones y puedo estar equivocada... Y sí, fui niña de Heidi... pero lo que me marcó era leer el libro de mis hermanos mayores... El capitán trueno y el Jabato cuando mi cerebro era una esponja de 10 o 11 años... sí... me quedó para siempre ¿no se nota en el Jardín? ja, ja,...
Bss... amiga!!!

Scarlett O¨Hara dijo...

me siento un poco avergonzada, porque yo a diferencia de ti, no era lectora a esa edad, ya se que suena raro, sabiendo que soy una lectora enfervorecida ahora, pero cuando era chica, me gustaba mas pintar y ver peliculas, muchas peliculas, las cuales pueden marcar tanto o mas como los propios libros, yo antes de los 12 solo leia los libros de las peliculas de disney, pocahontas, la bella durmientes, el jorobado de notre dame,dumbo.... aun tengo todos los libros, y aun hoy me sigue gustando darles una ojeada, eran preciosos, los textos no eran complicados y los dibujos eran a todo color como los de las peliculas. Aunque hay una excepcion en todo esto, y es que en 6 de primaria, un año antes de entrar en secundaria, lei Mujercitas, libro que estoy segura que me habrio la puerta de la literatura, ese es el unico que recuerdo a parte de otro llamado Momo que era horrible, estupido e intragable y que nos obligaron a leer en el colegio, libros como esos son los que desaniman a los niños a leer.
Saludos:)

Lady Jane dijo...

Oh, mi Jazmín querida, ¡cúanto me ha fascinado esta entrada! Me siento muy identificada contigo, tanto es así que yo también pensaba hacer una entrada sobre mi infancia.

Yo de veras extraño mi infancia, aún me siento como una tierna criaturita que llevaba sus libros es su mochila a la escuela.
Aunque tenga 10 años menos que tú, yo de veritas, de veritas pienso que mi infancia fue hace una eternidad porque la extraño demasiado, fue tan estupenda.

Yo también he sido una lectora voraz desde que tengo memoria.
El libro que mamá me leía antes de dormir (Juan Salvador Gaviota) me marcó de verdad. Cómo olvidar el libro que me aprendí de memoria a los 5 años, Caperucita Roja. El libro que leo desde los 6 y que cada dos años sigo leyendo sin falta, La Bella y La Bestia, desde que lo leí me convertí en una romántica sin remedio desde tierna edad. Y no puedo dejar de mencionar (sin que te enojes, claro, porque ya mencioné demasiados) el libro que marcó toda mi infancia y mi adolescencia: Peter Pan, es gracias a ese libro que deseo con toda el alma estar en el País de Nunca Jamás y ser una niña por siempre.
Tengo muchos otros libros que me marcaron de por vida desde mi infancia, pero mejor me los guardo, para que no te enojes como ya mencioné, jeje.

Gracias por hacerme sentir esta enorme nostalgia por mi niñez. Ahora siento que nos parecemos aún más, no solo por gustos, sino también por deseos y pasiones.

¡Un besote y un gran fin de semana!

Paula dijo...

Ay Jazmin cuantos recuerdos me despertaste! Yo creci sin hermanos y los libros fueron desde siempre mis amigos...casi todos los que has nombrado los lei antes de los 12, tenia una biblioteca publica a la vuelta de casa y todas las tardes iba con mi papá...sacábamos cuatro libros cada uno y al día siguiente los devolvíamos leiditos!!! Que lindo tener tiempo como entonces y leer hasta la madrugada! Mi favorito número uno en ese tiempo fue Emilio Salgari, me lei todo, la serie de Sandokán me encantaba, pero sin dudas mi personaje favorito era su amigo Yáñez! Hasta me había enamorado de él! jejeje...Y por supuesto después toda la "saga" de las Mujercitas!Ya estoy que se me escapa un lagrimón... mi papá ya no está, pero el amor por la lectura fue su mejor herencia. Gracias por hacernos recordar! Querida Jazmín por un tiempo no tendré internet, voy a extrañar mucho tu blog. Espero volver pronto! Un beso!!!!

Luciana dijo...

Tu entrada me hizo viajar a mi infancia desde el momento que vi la ilustración de Sara Kay, que me acompañó con sus figuritas cuando era pequeña y que ha vuelto ahora a ponerse de moda.

Cuando tenía unos 8 años, heredé la vieja colección de libros de mi mamá. Eran la colección Robin Hood de libros clásicos. Una lástima que no los pude conservar.

Besos.

Eleanor Atwood dijo...

Unos libros deliciosos los que mencionas aquí, querida. Si puedo decir que no tenía ni la menor idea de que existiera una segunda parte de Mujercitas.
Ahora que pronto seré mamá estoy como loca buscando esos libros antiguos, pues es lo que deseo que mi hijo lea, y que aprenda esas entrañables enseñanzas que quedan grabadas en el corazón.

Los cuentos que a mí me marcaron por su argumento y su moraleja fueron El príncipe feliz, de Oscar Wilde, y El compañero de viaje, de Hans Christian Andersen. ¡Preciosos!

Un beso.

Steff dijo...

hola hermosa!!!...entiendo lo que te esta sucediendo...y recientemente me había estado sucediendo...especificamente cuando entre a la universidad..tenia miedo de no poder leer mas lo que me hacía sentir viva a causa de la cantidad de tiempo que absorbe prepararse!
sin embargo conoci a gente nueva que me mostraron lo maravilloso que pueden ser los cambios y cómo una se adapte a ellos, los recuerdos forman parte de ti, mientras tu existas ellos existiran...es cierto que hay un universo de informacion y cosas para recordar..pero creeme la felicidad NUNCA SE OLVIDA!

me ha encantado tu entrada..me hacia falta sumergirme un poco :D

p.d: es genial comenzar a leer desde pequeños!!! se lo agradezco mucho a mi madre!!!

saludos y un abrazo!

princesa jazmin dijo...

AGLAIA:los libros que leemos nos forman como personas, claro que sí, nos ayudan a establecer valores, ampliar el vocabulario y a usar la imaginación.
El libro que mencionas no le he leído pero es un libro reconocido y con un mensaje esperanzador, intentaré leerlo pronto.
Gracias por venir!

WENDY: tu abuelo era un hombre muy sabio querida,sabía que los niños necesitan desesperadamente de los libros, y te regalaba ejemplares fantásticos y adecuados para tí.
Muchos besos a vos!

AKASHA: pues sí mi amiguita, éramos sólo mi hermano y yo para crear mundos imaginarios, y a menudo sólo yo. Cuando yo era pequeña, mi mamá trabajaba en una tienda de cortinas, alfombras y todo eso, para mí eran aventuras extraordinarias cada tarde explorando por el taller y el negocio.
Esas ideas las sacaba de los libros, sobre todo los de Julio Verne y Salgari, nunca tuve libros específicamente para niños.
El Principito lo leí ya en la secundaria y me encantó.
Claro que conozco el libro de los cinco, con la chiquita que era medio marimacho y los trenes.
Con todo lo que tengo pendiente para leer creo que sí va a explotar :)
Nos vemos!

LAURA!:jugar desde que nos despertábamos, seguir en la escuela y a la noche soñar com más aventuras.
Sería bueno volver aunque más no sea una tarde.
Saludos!

MARICARI: por supuesto que se nota en tu maravilloso jardín, querida, aunque tú eres la prueba viviente que siempre podemos incorporar más conocimientos, aún eres una esponja!
Coincido con lo de Mr.Holmes y Mr.Watson.
Gracias por pasarte!

SCARLETT:lo que sucede es que mis padres no eran muy devotos de los programas infantiles y no nos dejaban pasar tiempo con la tele, a lo sumo un ratito.
Eso, y el hecho que siempre veía a mi papá con la nariz en los libros fueron los responsables.
Ya al crecer me sentía un poco incómoda cuando amigos de mi edad se ponían a charlar sobre tal o cual programa, y eran un montón y yo no conocía ninguno!
Esos libros de Disney son preciosos con dibujos espectaculares, consérvalos siempre.
Es cierto que en la escuela a veces te hacen odiar leer por los libros tan feos que te obligan a tragar. Mala decisión.
Feliz de tenerte por aquí!

princesa jazmin dijo...

LADY JANE:que bueno que te gustó este tema, disfruté mucho recordando con ustedes estos libros tan entrañables.
Me gustaría leer sobre tu infancia, que fue hace poquito, jí, jí. Aunque me hubieras mencionado 100 no me habría molestado :)
Tu mamá era una genia, todos los niños del mundo deberían tener a su madre leyéndole cuentos antes de dormir, la humanidad mejoraría mucho, eso te lo firmo.
Me habría encantado leer Peter Pan de pequeña, es una historia genial para esa etapa, yo lo leí ya de grande y me hizo sentir de 10 años de nuevo.
Gracias a vos por ser tan dulce.
Nos vemos prontito!

PAULA:me alegra mucho haberte traído algunos recuerdos, qué lindo tener tantos libros a tu disposición y tu papá era maravilloso, un gran compañero.
También me gustaba Yáñez!solía imaginármelo siempre, tanto como a Sandokán.
Y todos los de Louisa May Alcott son hermosos.
Te vamos a extrañar, suerte!

LUCY:los Robin Hood! amarillo patito de tapa dura, tengo unos cuantos, qué buena colección!
Sara Key era reina y señora de las figus y papeles de carta, recuerdas eso?
Gracias por pasar!

ELEANOR: El Príncipe Feliz me encanta! es un gran cuento.
Tienes la hermosa posibilidad de criar a tu bebito en el amor por los libros, compartiendo con él tantas maravillosas historias, será muy afortunado.
Debes leer Hombrecitos, es un libro muy tierno y sigue la vida de adulta de Jo.
Hasta pronto!

STEFF:gracias linda por tus palabras, ojalá que nada importante se borre, y con los textos de la facultad a veces queda poco tiempo para leer lo que nos gusta o incluso estás cansada de leer y en tu tiempo libre prefieres hacer otra cosa.
Y si leemos desde niños nos creamos un hábito que jamás se irá y que le transmitiremos a nuestros hijos.
Gracias por tu visita!

Anónimo dijo...

Jazmin!!!!
ha pasado casi 1 año deestaentrada... pero como te entiendo!!!!
yo tambien creci con esos libros... para mi fue duro mudarme a santa cruz con solo 9 años, pero gracias a Dios habia heredado el gusto de mi abuelo por los libros... en casa habia pocos para chicos, y menos novelas de este tipo... por suerte la biblioteca municipal (la que me encantaria volver a visitar) estaba llenisima de historias, y con solo 9 años me leia un libro por semana, elegidos los primeros por la bibliotecaria y luego yo los tomaba al azar...
Ahi conoci a las Mujercitas (ahora compre todos los libros), Hombrecitos, lloré con Sandokan y soñe por años con ser Lady Marian, descubrí a Verne... Y recuerdo haber leido la novela de "el padre de la novia" que me parecio divertidisima y me llevé flor desorpresa cuando vi la peli tantos años después, también recuerdo a "renancó y los ultimos huemules", una novela sobre un grupo de huemules y su jefe... suena rarísimo, pero estaba muy buena (no recuerdo bien la historia)... Una amiga me regaló una novelita llamada "era una dama"... los perosnajes eran Jim Trelawney y Simon Templar! (ni que decir q casi me caigo de espaldas cuando lo vi a Val Kilmer hacerla peli y descubrir queera un super agentedel disfraz). En el verano que terminé la primaria, una amiga de mi tia me regaló en compensación por tantos regalos sin ser entregados, una edicion de lujo de "La isla misteriosa", 3 volumenes en una caja de carton. Lo lei en 10 dias, mas de 600 paginas... una maravilla de novela... En otra oportunidad una tia de mi mamá me regaló "EL corsario negro" de Robin Hood!
Creo que desde los 10 años hasta los 15 que cada ahorro que tuve lo use para libros... Asi compré: Hombrecitos, Mujercitas, Las mujercitas se casan, Los hombrecitos de Jo (quien no quiso por momentos ser Jo, y luego Amy casada con Laurie?, El faro del fin del mundo, muuuchos otros de Verne, pilas de libros de Salgari...
Sabes que lei con unos 13 años? LAs obras completas de Cronin!!! Todavia no puedo creerqueme pase 1 verano leyendo los 4 tomos en hoja de biblia (esa finiiiiita de letras chiquitas) con mas de 1000 hojas casa uno... preciosas historias de médicos ingleses en el 1800...
Por años viví en mi mundo de fantasia, rodeada de piratas, bucaneros, soñando con mi principe y amores románticos, llenos de sentimentalismos... cuando uno tiene la cabeza llena de esos pajaritos es dificil este mundo cruel en que no comprenden la felicidad que es vivir en esa fantasia...
ahora, con 32 años estoy releyendo las novelas de Alcott, y lloro a moco tendido con la muerte de Beth, más que a los 11... me emociono con las ilusiones de esas 4 chicas, que son las de toda mujer: ser respetada, valorada, tener una familia, y ser dignas. QUe bonita época me recordás... fui muy feliz entre mis libros... y hoy por hoy si encuentro alguno de esos libritos no dudo en comprarlo.. tengo montones...
Y tengo una anécdota: en Tnadil, esta la biblioteca infantil... y tienen una coleccion en cuero de las obras completas de Salgari!!!! cuando la encontré, me quede horas sentada revisandola, leyendo "la hija del corsario negro" (que no sabia que existia)... fue un momento tan feliz... Espero poder inculcarle a mis hijos el placer de la lectura... por suerte el padre es coleccionista de comics, asi que la lectura está asegurada en casa... pero viste como salen de raros los chicos... gracias... en este blog no me siento tan rara...
Anabela

Related Posts with Thumbnails